Copy

CROWDFUNDING

LEY DE FOMENTO DE LA FINANCIACIÓN EMPRESARIAL

El pasado 3 de Octubre de 2014, entre las medidas aprobadas por el  Gobierno para facilitar la financiación de las empresas por vías alternativas a la financiación bancaria, se aprobó la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial (Ley de Crowdfunding).

El Crowdfunding, fenómeno ya conocido en España, constituye una fórmula de financiación particularmente atractiva para pequeñas empresas ya en marcha, así  como para iniciativas empresariales en ciernes. Es la primera ocasión en la que nuestro ordenamiento aborda de forma específica los préstamos entre personas. Hasta ahora, las reticencias generalizadas a un fenómeno en gran medida desconocido y que adolecía de una regulación específica, habían frenado el despegue e impulso del Crowdfunding. Frente a esta situación arrastrada hasta la fecha, la normativa aprobada por el Gobierno propicia y habilita la financiación de nuevos negocios por medio de plataformas de Internet.

El proyecto aprobado se centra en la actividad de equity crowdfunding (inversiones) y en la de crowdlending (préstamos); no aborda, por el contrario, el crowdfunding de recompensas y/o donaciones.

La Ley, con la finalidad de frenar posibles abusos, distingue dos tipos de inversores: 

            - Acreditados, entre los que se incluyen:

1.- instituciones públicas,

2.- empresas con activos superiores a un millón de euros, una cifra de negocio por encima de los dos millones o unos recursos propios de más 300.000 euros;

3.- personas físicas o jurídicas cuyos niveles de renta superen los 50.000 euros al año o tengan un patrimonio superior a 100.000 euros y soliciten expresamente este tratamiento). No se establece un límite inversión para este tipo de inversores.

            - No acreditados (todos los que no cumplan los anteriores requisitos). Se establece para este tipo de inversores una aportación máxima de 3.000 euros por proyecto, con un máximo de 10.000 en total por año, sumando el total de inversiones. Se les exigirá, por otro lado, certificación por escrito del conocimiento de los riesgos de la inversión.

Las limitaciones cuantitativas establecidas mediatizan, en gran medida, los objetivos perseguidos por el legislador. El emprendimiento a través del crowdfunding se fundamenta en la dimensión colectiva que adquieren los proyectos empresariales que utilizan este medio de financiación. Dimensión colectiva que persigue obtener la confianza y el apoyo de los potenciales cofinanciadores. Esta es una nota que diferencia esta fórmula de los modelos de financiación tradicionales. Las fórmulas de financiación colectiva propician la creación de colectivos en apoyo de inversiones, basados en la confianza en el valor de los proyectos, frente a la perspectiva de las entidades de crédito, que los valoran de acuerdo con su capacidad para generar rendimiento económico  y en función del riesgo afrontado.

El crowdfunding alimenta iniciativas de innovación social. Las limitaciones a la inversión introducidas por el legislador pueden significar más un obstáculo que una garantía. Garantías más eficaces podrían obtenerse de la mano de inversiones, tanto públicas como privadas, en formación sobre estas nuevas formas de financiación colectiva que vienen surgiendo.

Facebook
Facebook
Twitter
Twitter
LinkedIn
LinkedIn
Google Plus
Google Plus
Nueva Página Web
Nueva Página Web
Euritax Legal Asesores S.L.
Cmno. Portuetxe, n° 16
Edificio Blanca Vinuesa, 2º. Of 205
20018 Donostia - San Sebastián (Guipúzcoa)